viernes, 5 de julio de 2013

CONTROL

Me he reunido ultimamente con artistas amigos, colegas que están a punto de lanzar sus nuevos discos, proyectos en los que han invertido el alma, y de ahí para abajo una cantidad de talento, esfuerzo y dinero muy importante, adentrándose a esa maravillosa desnudez que significa mostrar canciones nuevas. La mayor parte de ellos son compositores de sus propios temas, con lo cual esa desnudez es aún más profunda.

A todos de ellos los asaltan las mismas dudas que nos han asaltado a todos, y, lamento decirlo, nos siguen asaltando, ¿el disco será bien recibido?, ¿mi canción tendrá la exposición que quiero en la radio?, ¿podré tener el espacio necesario para mostrar mis canciones en vivo?

El control es una ilusión, lo que pasa es que al ser humano le fascina creerse la mentira que tiene el control sobre sus situaciones. En todo el proceso que significa la construcción de un disco esa ilusión llega hasta el momento de la masterización, uno puede creer tener control sobre las canciones que escribe, puede creer compartir el control del desarrollo de esas canciones con el productor del disco y darles el sonido que pretende, y puede influir en como se desarrolla la mezcla y la masterización de su álbum, pero a partir de ese momento la neblina es espesa y se extiende por kilómetros a la redonda, no se ve a dos metros de la nariz, y no hay certeza alguna de lo que ocurrirá con el siguiente paso.

Si uno va a tener un equipo que desarrolle el disco comercialmente, ya sea una disquera o un equipo de promoción y comercialización independiente, debe confiar en el trabajo de esa gente, pero si acerca bien la lupa, ahí ya entraron otras manos a funcionar en el proceso, ya esa ilusión de control se va dividiendo en varios factores.

Como la música es de gustos, pues nada garantiza que al director de tal o cual emisora o medio de comunicación le guste lo que uno hace, así que ya entramos a un plano subjetivo en el que la ilusión de control se sigue desvaneciendo. La anterior premisa parte de la base que la decisión de la programación de la emisora se dicta exclusivamente bajo la directriz del gusto y la visión del director de esa emisora , o de la cadena radial, pero para efectos de este texto la conclusión es la misma, la ilusión de control se sigue diluyendo.

Y llegamos al público, al oído del oyente, la segunda variable más relevante de esta ecuación después de las canciones, y ahí si nadie, absolutamente nadie, tiene el control, por más que haya gente que nos quiera vender lo contrario, la canción le llega a la gente, o no, así de simple, sin importar la vía por la cual lo hizo, y afortunadamente ahora las vías son muchas. 

La omnipresente internet y sus distintas plataformas de streaming y video, abren un panorama inagotable de posibilidades de autopromoción para el artista, y en esas plataformas lo verdaderamente relevante es la identidad, lo auténtico, lo que lo hace a uno diferente de otro músico, y lo que lo hace a uno parecido a su público, con lo que ese público se puede relacionar. La identidad es parte de tu ser, ahí nadie puede ejercer presión, nadie tiene la ilusión de control sobre eso,  y es exactamente eso es lo que debe trasmitir el arte.

Nos preocupamos pensando en el desarrollo del disco, cuando lo importante es ocuparnos en que su contenido sea coherente, serio, estructurado. Lo fundamental en esto siguen siendo las canciones, esas ultrajadas obviedades en la industria actual del entretenimiento, y es ahí donde esa ilusión de control está más a la mano. Hagamos canciones de las que nos sintamos orgullosos, ahí si tenemos todo el poder de influencia, y seguramente si partimos desde ese punto, lo demás vendrá.

Bonus Track: Que nadie nos limite demográficamente las canciones, la demografía es una ciencia inútil en la música, cuando la canción aparece llega donde tiene que llegar, sin importar edad o posición social. A la mierda con los términos 'juvenil' o 'adulto contemporáneo', una canción, cuando es canción, atraviesa la pared que se le ponga en frente.

10 comentarios:

  1. Tienes toda la razón, una canción puede o no llegarle a alguien y por las vías menos esperadas. Cuando mi mejor amigo se me declaró yo estaba un poco confundida, en ese momento pasó un muchacho cantando "Y si te quedas ¿qué?", creo que eso marcó la diferencia en lo que pasó después y me enamoré de tu música. Lo importante, creo yo, es que las canciones sean sinceras, que no finjan ni pretendan algo que nunca se ha vivido. Tú eres real y eso es lo que me gusta de ti.

    ResponderEliminar
  2. Es totalmente cierto lo que dices. Cuando hacemos algo con toda el alma, toda la ilusión, el corazón y convicción, todos esos sentimientos los trasmitimos en ese producto,sin necesidad de titularlo la gente lo percibe.

    La música hace parte del idioma universal y, no es relativa a la edad. Así que, a la mierda las etiquetas.

    Un abrazo inmenso desde Cúcuta, muchos éxitos y espero verte pronto por acá.

    ResponderEliminar
  3. "La identidad es parte de tu ser, ahí nadie puede ejercer presión, nadie tiene la ilusión de control sobre eso, y es exactamente eso es lo que debe trasmitir el arte."
    Te felicito x esto amo tus temas musicales,Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  4. Me gusto como te expresas del arte y de la música, y de tus sentimientos como artista, pues al parecer eres autentico y creativo, me encantan tus canciones; tienes una capacidad (en mi punto de vista) de re-inventarte, y de superar con un nuevo éxito el anterior, sin perder esa esencia como les pasa a muchos artistas ( en vista de lo comercial terminan haciendo cualquier cosa por vender) . Sin embargo quisiera discrepar un poco de tu punto de vista con respecto al control, para ti que haces un trabajo consciente y original con tu sello propio sientes mucha angustia al pasar por el desarrollo de un nuevo disco, pero creo que en otros casos hay mucha manipulación de los medios por promocionar y vender lo que a ellos le gusta, y comienzas a escuchar una canción que no te gusta una y otra vez, en la tele, la radio, en el bus, el restaurante, tu trabajo, bueno en fin en todo lado, y esa canción que hasta de pronto en un principio no era de tu agrado, de un momento a otro la empiezas a tararear.

    ResponderEliminar
  5. Mi Santiago Cruz, tienes toda la razón y sabes que es lo mejor, que tu música tiene ese poder de ser tan mágica, que nos tele trasporta a lugar mágicos, a lugar que vagan en nuestra mente y lugares que nunca imaginamos.

    El sentido de hacer lo que más nos gusta y si alguien lo disfruta al igual que nosotros que más perfecto, la música es ese arte que muchos creen hacer pero pocos saben llegar a trasmitir sentimientos. Las canciones son escritas para respirar, ese aire que les trasmiten a las personas que un día las escucharán, por eso gracias por regalarme tu aire, gracias por tus canciones Santiago Cruz <3. Haces que mis días sean mágicos mientras tu música sea mi compañía.

    ResponderEliminar
  6. Hola buen dia...
    He escuchado tus canciones y la verdad me parecen muy profundas, con mucho sentimiento.... saben llegar al alma...
    Te felicito, eres un excelente cantante...
    Ahora bien, la cuestion es la siguiente. .. hasta hace poco supe que la felicidad tiene nombre e incluso apellido, y esa felicidad ha sido tu admiradora desde que supo de ti, lastima que no ha tenido la oportunidad de escucharte en vivo, por ello, muy respetuosamente te pido, si es posible, me digas en que ciudad va ser tu próxima presentación y para que fecha, pues quiero a toda costa devolverle, asi sea de a poquitos, esa felicidad que me ha dado...

    Gracias...

    Jorge Arturo

    ResponderEliminar
  7. POR FAVOR VEN A MÉXICO, TE LO SUPLICAMOS TUS FANS DE MÉXICO =DDD
    BUENA VIBRA Y BESOS

    ResponderEliminar
  8. En la epoca en que escribiste esto, probablemente no tenias idea del crecimiento que iba a tener tu carrera profesional, de corazón te admiro mucho, me encanta tu musica y cada historia inmersa en ella !!! que Dios guie tu camino como lo ha hecho hasta ahora, te veré acá en Bogotá en el tour #EstarVivos, apoyandote siempre y deleitandome con tu voz y maravillosas canciones.

    ResponderEliminar
  9. Cuando las canciones son honestas, no existen barreras demográficas que las puedan detener. Y desde el norte de México, brindo por eso.

    ResponderEliminar
  10. Cuando las canciones son honestas, no existen barreras demográficas que las puedan detener. Y desde el norte de México, brindo por eso.

    ResponderEliminar